Enviar receta

Añade aquí los correo electrónicos a los que quieres recomendar esta página (separados por comas)
MIMASA ifigen

La pasta integral

Los cereales aportan todos los nutrientes que necesita el cuerpo: hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y fibra. Son una fuente de energia y por eso las principales culturas tradicionales del planeta lo han consumido desde siempre. Y de entre los cereales que podemos consumir, la pasta es el más universal.

 
La pasta integral ecológica de MIMASA está elaborada con sémola de trigo duro, de mucha más calidad que las pastas habituales de harina. Para su elaboración se utiliza una variedad de trigo típica de Sicilia: el trigo durum. Es una de las variedades de trigo con más alto valor nutritivo, ya que tiene un alto contenido de gluten y presenta entre un 12 y un 14% de proteína. Su molécula es pequeña y permite una mejor absorción por parte del intestino, evitando algunos de los problemas que causan las nuevas variedades de trigo que encontramos en el mercado.
 

La pasta integral ecológica de MIMASA provienen de una fábrica que se fundó en 1911 a los pies del monte Etna, en Sicilia, y al lado de las aguas claras del río Fiumefreddo. Este río recibe las aguas de las montañas filtradas por las rocas volcánicas de esta zona protegida por la WWF. Desde la época de los romanos, Sicilia se considera el granero de Italia y desde 1920 el fabricante de los pasta integral ecológica de MIMASA sólo utiliza el trigo durum.

 

El trigo duro

El triticum durum (trigo duro) es una especie común del trigo moruno, también conocido como siciliano, semolero o fanfarrón. Es una de las variedades de trigo con más alto valor nutritivo, ya que tiene un alto contenido de gluten y presenta entre un 12 y un 14% de proteína. La pasta de trigo durum es de color amarillo ámbar y se caracteriza por presentar uniformidad en toda la superficie. Es ligeramente áspera al tacto, no se rompe fácilmente y tiene corte vítreo. Al cocerla, no se pierden sus nutrientes, puede aumentar hasta tres veces de tamaño, no se deforma, no se deshace y deja limpia e incolora el agua empleada para su cocción. Cocida, tiene color amarillento, y un olor y sabor agradables. Absorbe fácilmente jugos y salsas. Tiene más consistencia y un sutil sabor avellanado

 

Más calidad

Por el contrario, las pastas tradicionales, elaboradas con harinas, son pálidas, blandas y pegajosas. Asimismo, tienen menos proteínas, fibra, sales minerales y vitaminas. Además carecen de germen y son más difíciles de digerir que las pastas de MIMASA.