Enviar receta

Añade aquí los correo electrónicos a los que quieres recomendar esta página (separados por comas)
MIMASA ifigen

Los alimentos fermentados

El miso, el chucrut, el tempeh, las ciruelas umeboshi…La globalización ha provocado que cada vez tengamos más a mano productos propios de otras tradiciones y toda cultura tiene sus alimentos fermentados porqué se han intuído sus beneficios. En nuestra cultura gastronómica los fermentados son el pan, el queso, el jamón, las aceitunas, el vino o la cerveza. Todos ellos nos ayudan a fortalecer los microorganismos de nuestros intestinos. Aún así, la alteración en la elaboración de los alimentos y las modificaciones genéticas ya no nos dan las mismas garantías en éstos fermentados aunque lo sean. Por eso es bueno abrir fronteras y aprovechar los fermentados sin procesar de otras culturas como la asiática.

Los beneficios de la fermentación: nos ayuda a reestablecer el equilibrio de la flora intestinal, interesante sobretodo en personas con problemas digestivos: inflamación abdominal, estreñimiento, diarrea, meteorismo, etc. Con la fermentación también digerimos mejor los alimentos y transformamos la lactosa de tal forma que los intolerantes a la leche también pueden consumir yogures.

Picles: verduras (col, nabo, remolacha roja, pepinos..) sometidas a una fermentación láctea. Ayuda a depurar el hígado y el páncreas.

Tempeh: se obtiene a partir de la fermentación de soja con el hongo Rizopus oligosporosus. Éste proceso hace que la proteína de la soja sea más digestiva. reduciendo por ejemplo los oligosacáridos, que están relacionados frecuentemente con los gases. Durante la fermentación también aparecen agentes naturales antibacterianos que hacen las funciones de antibióticos en la lucha contra algunos microorganismos. Es una buena fuente de proteínas y hierro.

Miso: alimento obtenido a partir de la fermentación de la soja, a veces conjuntamente con un cereal. En Japón existe una gran variedad de misos, resultados de siglos de tradiciones culturales y artesanales. Rico en proteínas y aminoácidos. Se añade una cucharadita de café al final de la cocción en caldos y también se pueden preparar salsas y patés.

Umeboshi: tiene un efecto alcalinizante en el ph de la sangre y limpia el hígado. Ayuda a combatir el cansancio.